Introducción

Una herramienta muy útil para tus hojas de cálculo es el uso de las casillas de verificación. Es el conocido «check» que se usa habitualmente para marcar algo como hecho, terminado, finalizado… Estas casillas pueden tomar dos valores, Verdadero o Falso, en función de si están pulsadas o marcadas, o no, respectivamente.

En primer lugar te voy a enseñar cómo introducir una casilla de verificación en una celda de tu hoja de cálculo.

Para ello, pulsa sobre el menú Insertar / Casilla de verificación

Colorear las casillas de verificación

Como habrás podido observar, el formato en el que aparecen las casillas de verificación es bastante simple. ¿Y si pudieras colorearlas por ejemplo en verde cuando se pulsen y en rojo cuando no? Visualmente ayudaría bastante a aportar información sobre el estado en el que se encuentran.

Para esto, viene a nuestro rescate el formato condicional, es decir, aplicar un formato según un determinado valor o el resultado de una fórmula. Como hemos comentado antes, las casillas de verificación tienen dos posibles valores, VERDADERO o FALSO. Por otra parte, podemos cambiar su color, aplicando diferentes colores de texto a la casilla.

Podemos añadir una simple regla de formato condicional que según el valor que tenga la celda, ponga por ejemplo color verde en caso de estar pulsada (valor verdadero), o roja si no lo está (valor falso).

Un paso más

Imagina que tienes una lista de tareas que quieres ir marcando como completadas, o la lista de la compra donde cada vez que cojas un producto, quieres señalarlo para no volver a cogerlo. Si únicamente contamos con la casilla de verificación, puede darse el caso que si la lista es un poco larga, no sepamos con seguridad si hemos marcado esa línea o no. Por esto, te propongo dar un paso más. ¿Y si se marcara la fila completa de un color cada vez que hicieras click en la casilla de verificación? De esta manera no habría ninguna duda. ¡Vamos a ello!

De nuevo, para esto tienes que hacer uso del formato condicional, solo que a diferencia del caso anterior, aquí no se verá afectada una única celda, o la columna de las casillas de verificación, sino toda tu tabla. Aquí deberás hacer uso de las fórmulas personalizadas, ya que deberemos comprobar si la celda donde se encuentra la casilla es verdadero o falso, pero afectando a la fila al completo. La clave es, que como vamos a hacer uso de esa función a lo largo de toda la tabla, deberemos de recurrir al bloqueo de la columna ($) donde está, para que el formato condicional se aplique correctamente a la fila al completo.

Para dar el toque final, y conseguir que nuestra fórmula personalizada se aplique a todas las posibles tareas, productos, etc. que podamos añadir sin límite, eliminaremos el número de la segunda parte de nuestro intervalo. De esta manera, podremos hacer uso del coloreado de filas de manera infinita sin tener que modificar nada.

Algunas ideas

Prueba a usar la función CONTAR.SI para averiguar cuántas casillas están activas. Divide este valor entre el resultado de CONTARA para hallar el porcentaje.

=CONTAR.SI(C2:C;VERDADERO)/CONTARA(C2:C)

Conclusión

Espero haberte ayudado a entender un poco más el uso que puedes hacer de las casillas de verificación, y cómo potenciar su uso dentro de tus hojas de cálculo. Ahora te invito a que pruebes y las apliques a tu trabajo. Puedes dejar un comentario sobre cómo las usas en tu día a día, que a buen seguro será de mucha utilidad para todos los que visitan esta página. Se creativo y aporta nuevos usos.

Hasta pronto.